apnea obstructiva del sueÑo

¿Qué es la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS)?

Una persona padece de Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) cuando durante el sueño presenta frecuentes episodios de suspensión respiratoria (usualmente de más de 10 segundos) causados por obstrucción al paso de aire.

¿Por qué se produce?

Varios factores pueden interrumpir el paso de aire por la vía aérea superior (Figura 1): Aumento de espesor de las vías respiratorias con disminución del calibre de su luz (obesidad). Relajación de los músculos que mantienen abiertas las vías aéreas (Ej. Ingesta de alcohol o sedantes.) Aumento de tamaño de amígdalas o adenoides y relajación con prominencia del paladar blando y la úvula. Desplazamiento de la lengua hacia atrás, particularmente al dormir boca arriba. Figura 1

¿Cómo se diagnostica?

Sospecha clínica La principal queja que permite sospechar el diagnóstico de AOS es la observación por los acompañantes del paciente de ronquidos de intensidad progresiva que son seguidos de episodios de suspensión de la respiración durante períodos mayores de 10 segundos. Estos períodos de suspensión (“apneas”) son seguidos de nuevos ronquidos de gran intensidad y de respiración jadeante. Este ciclo “ronquido leve à ronquido intenso apnea ronquido intenso à jadeo” es repetitivo. Aunque frecuentemente el paciente no es consciente de sus ronquidos y períodos de apnea durante el sueño, presenta durante el día cansancio, cefalea, irritabilidad, somnolencia excesiva y pérdida de la memoria. Los episodios de apnea con interrupción del sueño no les han permitido tener sueño normal y reparador durante la noche. Además de los síntomas atribuibles a la carencia del sueño, los episodios de apnea producen alteraciones cardiovasculares derivadas principalmente de la caída en los niveles de oxígeno en la sangre. Esta hipoxemia puede producir fenómenos isquémicos cardiovasculares y cerebrales así como aumento de la presión en las arterias pulmonares con sobrecarga de trabajo en el ventrículo derecho y eventualmente falla cardíaca. Confirmación diagnóstica Un estudio detallado del sueño (polisomnografía) con registro del patrón cerebral eléctrico así como de otras variables tales como frecuencia de los episodios de apnea, niveles de saturación de oxígeno, intensidad de esfuerzo respiratorio, etc. permite establecer con certeza la presencia y severidad de la alteración. Otros estudios complementarios tales como electrocardiograma (EKG), ecocardiograma (ECC), gasimetría arterial, pruebas funcionales respiratorias y radiografía de tórax pueden estar indicados para la valoración integral cardiorrespiratoria.

¿Cómo se trata?

El análisis de cada caso permite planear el tratamiento racional de la obstrucción. El primer paso en el manejo de todos los pacientes incluye reducción y control de peso así como evaluación por otorrinolaringólogo de las vías aérea superior. En algunos casos, la disminución de peso y la corrección de obstrucción por adenoides (particularmente en niños) y amígdalas puede corregir el problema. El consumo de alcohol y de medicamentos sedantes es mandatorio para disminuir las alteraciones en el tono muscular de las vías aéreas así como su efecto en el sistema nervioso central. La mayoría de las veces el cuadro obliga a la utilización durante el sueño de equipos que mantengan una presión positiva en la vía aérea (CPAP) que sobrepasen la obstrucción. La presión positiva se logra mediante la utilización de máscaras o cánulas nasales apropiadamente ajustadas (Figura 2). Figura 2

La utilización del equipo de Presión Positiva Continua exige la determinación de la presión necesaria para sobrepasar la obstrucción con la menor incomodidad para el paciente. Esta determinación requiere de la ejecución de una polisomnografía, esta vez con el fin de “titular” a los valores requeridos para el óptimo logro de controlar los episodios de apnea obstructiva.

¿Cuál es el pronóstico?

La corrección adecuada de la obstrucción y/o la utilización juiciosa del equipo de presión positiva continua garantizan corrección completa del problema en la mayoría de los casos. Las complicaciones causadas por las alteraciones hemodinámicas y cardiovasculares previas al diagnóstico y tratamiento pueden tener pronóstico variable según la severidad de cada caso.


ADVERTENCIA: Estas notas pretenden sólo dar información general sobre el problema y su manejo. No reemplazan las recomendaciones del médico. Ante cualquier duda, consulte a su médico especialista.

Enlaces de interés http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000800.htm http://es.wikipedia.org/wiki/Trastorno_del_sue%C3%B1o